Home > Fútbol > La caída del tigre

Cuando el árbitro silbó el final del partido el primero de mayo en el estadio BBVA Bancomer, creí que todo estaba terminado. Que el 2017 había sido nuestro techo, y que de ahí en adelante seguiríamos ganando, sí, pero sin tanta frecuencia. 

Tenía mis argumentos. En 2018 cortamos con 5 años de disputar finales, la Liguilla del 2019 la arrancamos mal, pero gracias a un gol de Gignac en la agonía del encuentro avanzamos a semifinales.

En dicha instancia Rayados pudo matarnos, pero nos dejó vivos en la ida, y la vuelta fue toda nuestra. 

En la final aparecieron Gignac y Guzmán… Sobre todo Nahuel, que en la vuelta lo paró todo (como en toda esa Liguilla), y nos las arreglamos para salir campeones aún y cuando no teníamos el mejor fútbol.

De la CONCA estuvimos a punto de quedar fuera, pero un gol de Nahuel Guzmán nos permitió seguir con el sueño. 

En cuartos de final arrancamos con paso irregular. No fuimos mejores en Nueva York, pero gracias a un tanto solitario de Edu Vargas volvimos a San Nicolás con la mínima ventaja.

El mundo se detuvo después de eso… 

La pelota dejó de rodar. Nos olvidamos de los abrazos y las reuniones con los amigos. Cuando el fútbol regresó, tuvimos que acostumbrarnos a ver los estadios vacíos… A gritar los goles desde casa, ahogando la euforia en un triste cubrebocas.

Se reanudó la Liga y tuvimos un torneo con muchos “peros”. Vencimos a Toluca en el repechaje y Cruz Azul nos dejó fuera en cuartos de final.

¿Y la CONCA?

Ese torneo que muchos ya dábamos por perdido, de pronto apareció como un extraño dulce para medio salvar el semestre.

Tigres fue avasallador en el duelo de vuelta contra New York City. Le metimos 3 al Olimpia en semifinales, y disputamos la final contra el equipo de Carlos Vela. 

Ante Los Angeles no mostramos nuestro mejor fútbol. Se podría decir que ellos merecieron más el triunfo que nosotros, pero la vida quiso que Hugo Ayala los empatara y que Gignac les diera la vuelta. Que ganáramos 2-1 y saliéramos campeones de ese torneo que tantos se nos había negado.

En el mundial de clubes no tuvimos un debut espectacular. Si bien se ganó con cierta jerarquía y los coreanos no nos inquietaron demasiado el arco, todos nos quedamos con la sensación de que Tigres pudo dar más… De que Tigres debió mostrar más.

Pero también debió mostrar más en la semifinal contra Rayados en el Clausura 2019, y con poco le alcanzó a Tigres para meterse en la final. Y en la final debieron dar más, pero con un Nahuel Guzmán invencible se alcanzó la séptima estrella. No se debió sufrir tanto contra Alianza, e igual se halló la manera de salir victorioso, como victorioso también salió el equipo contra Carlos Vela y compañía… contra el tocayo coreano en el mundial de clubes. 

Tigres lleva tiempo quedando a deber en cuanto a nivel futbolistico se refiere. Hace más cosas para no ganar que para ganar, pero igual sigue ganando.

¿Suerte?

Yo prefiero llamarlo mística.

Y así como el cangrejo camina para atrás, la caída del tigre es hacia arriba.

You may also like
GIGNAC PARA REY DE AMÉRICA
Tuca vs. Tigres
¿PIOJO A TIGRES?
CUAUHTÉMOC BLANCO QUERÍA A GIGNAC DE COMPAÑERO

Leave a Reply