Home > Apuntes > Desde la grada: No hi ha distància (No hay distancia)

Desde la grada: No hi ha distància (No hay distancia)




Por Adriana Espinosa / @espinosa_2507

Posterior a la Semifinal entre Wolfsburg y FC Barcelona, la capitana del conjunto blaugrana, aún con las emociones a tope tras la derrota, dejó una de las frases más recordadas de la temporada 19/20. “No hay distancia”, sentenció Alexia Putellas, refiriéndose a la cada vez mayor paridad entre equipos.

Frustración y enojo eran las emociones que se percibían por parte del Barcelona la temporada pasada, al quedar a un paso de la final de la UEFA Women Champions League (UWCL).

No obstante, fue aquella decepción la que llevó al cuadro dirigido por Lluís Cortes a enfocarse en un objetivo en concreto: la Champions. Al ser amplias dominadoras de los torneos locales, el Barça Femení busca consagrarse a nivel continental, para lo que ya no basta con alcanzar una final, sino con la obtención del título.

Una meta que parece acercarse cada vez más, estando a solo noventa minutos de juego. Tras su más reciente victoria frente a las parisinas, con goles de Hermoso y Martens para un marcador global de tres a dos, las catalanas han firmado su boleto a la que será su segunda final en apenas tres temporadas.




Una segunda oportunidad que, en palabras del mismo plantel, debe servir para demostrar el crecimiento y madurez del equipo.

Por su parte, el proyecto comandado por Emma Hayes se muestra más firme que nunca, remontando de manera contundente sobre el Bayern para instalarse en la tan ansiada final. Las londinenses, lideradas por una Fran Kirby que parece haber regresado a su mejor momento, o incluso haberse superado, consiguieron un marcador final de cuatro a uno como locales, firmando una actuación brillante.

El regreso de la capitana y defensora, Magdalena Eriksson, también ha sido pieza clave en la victoria, pues en más de una ocasión fue fundamental para la defensa de su arco. Lo mismo que la estrella danesa, Pernille Harder, que estará disputando su tercera final de Champions, con la ilusión de finalmente coronarse campeona. Recordemos que una de las razones que motivaron al fichaje más caro de la historia (en el futbol femenil) fue el sueño en común entre las Blues y Harder: ser las mejores de Europa.

Dos semifinales, pero, sobre todo, cuatro equipos que refrendan las palabras dichas por Alexia hace ya un año. Tras la eliminación de dos de los equipos más dominadores de la competencia, Wolfsburg y Lyon, la final inédita que ahora se nos presenta, constituye un hito para el futbol europeo, y quizá mundial.




Durante décadas, se habló siempre de un solo equipo, de una plantilla imbatible, como lo fue el Frankfurt y lo era el Lyon, y aunque Chelsea y Barça sueñen con una nueva hegemonía, lo cierto es que, hoy en día, la competencia parece estar más cerrada que nunca. Ya no basta con vencer a la campeona de Alemania, de Francia o de Inglaterra, sino que se requiere de competir contra el talento de equipos como el Arsenal, Bayern o Atleti, que, entre claros y obscuros, han tenido la valentía de competir.

No, ya no hay distancia, y si la existe en otros aspectos, en las ganas de luchar y vencer no la hay. Prueba de ello es un nuevo capítulo en la UWCL, donde se coronará una nueva campeona. Además, esta vez no solo se consagrará una temporada, sino también un proyecto; el de un club, de una ciudad, que se ha volcado sobre un solo objetivo, como el que ha encabezado Lluís Cortes, o el de un sueño construido a través de la resiliencia, perseverancia y determinación como el de la primera directora técnica en alcanzar una final, Emma Hayes.




Leave a Reply