Home > Fútbol > Desde la grada: indignación por los horarios.

Desde la grada: indignación por los horarios.

POR: Adriana Espinoza | @Twitter: espinoza_2507

Cuatro días después de quedar definidos los ocho equipos para la fase final del torneo, la Liga MX Femenil ha anunciado los horarios y días en los que se disputarán los Cuartos de Final.

Al respecto, no podemos pasar por alto el retraso y prioridad que el torneo varonil significa para el futbol mexicano, teniendo que esperar los resultados del Repechaje para poder organizar los partidos a disputarse en ambas ramas.

De cualquier modo, la fiesta grande del futbol femenino continúa siendo motivo de celebración y salseo. 

La llave a disputarse entre Tigres y Pachuca, aparenta como una de las más predecibles. El cuadro regiomontano perdió solo uno de los 17 partidos jugados en temporada regular, terminando con la mejor ofensiva y defensa del torneo, aunado al liderato de goleo, muy disputado en realidad, por Katty Martínez.

La “Killer” no pudo honrar mejor el apodo que afición y medios le han concedido, sumando 18 tantos en 16 partidos. Aún con una plantilla donde los nombres brillan por sí mismos, Martínez es el eje de ataque principal de Tigres, por lo que no descartamos que tenga un papel principal.

Además, para infortunio de las Tuzas, se desconoce (al momento en que se redacta esta nota) el estado de las arqueras, por lo que sería Paola López la encargada de defender la portería.

Pachuca tuvo un turbulento cierre de temporada, con bajas y resultados irregulares. No obstante, su mejor apuesta está en el banquillo, con Eva Espejo como una de las mejores estrategas de la liga. La directora técnica ha demostrada una enorme capacidad de adaptación y aprendizaje, pero será necesario que su equipo deje de mostrar por momentos ese buen futbol, y lo mantenga los 180 minutos, o más, frente a Tigres.

Segundas en el torneo, con una actuación que fue de menos a más, con la consagración de Alison como “La Maravilla” González, y recobrando esa unión grupal mostrada la temporada pasada, muy notoria en el campo, el equipo de la Academia cerró de la mejor manera posible la Fase Regular.

En la recta final, ganó cuatro de sus últimos cinco partidos, perdiendo solo contra las líderes, y con González pisándole los talones a Martínez por el título de goleo. Pero antes de perfilarse como candidatas, o cuando menos como finalistas, deberán medirse al equipo de Rossi.

Las del Querétaro, con todo y la ironía en el color, son en definitiva el caballo negro de la liga. Siete victorias, cinco derrotas y cinco empates son el balance de un equipo que aprendió a explotar sus cualidades y disminuir sus desventajas.

El partido entre Atlas y Querétaro se convierte pues en un examen. Por un lado, en el que las Rojinegras deberán probar ser uno de los mejores equipos, ya no solo de la temporada, sino de la Liga MX Femenil. Mientras, en el banquillo rival, el verdadero examen será para Carla Rossi, que después del trabajo con Xolos, y lo demostrado con Querétaro, le queda la deuda de ir más allá de la clasificación a liguilla.

Posiblemente el equipo con más dudas de cara a la liguilla sea Monterrey. Claro, con nombres como Lozoya, Bernal, Evangelista y Monsiváis sería muy fácil asumir una contundente victoria.

Lo cierto es que, pese a tener una de las mejores plantillas del torneo, a Rayadas se les escapó la posibilidad de terminar primeras, e incluso, perdieron una posición en sus últimos partidos.

El equipo de Becerra no tuvo una mala actuación, pero con 19 goles en contra, salvo América y Pachuca, tiene la peor defensiva de las ocho clasificadas.

En cambio, Pumas, su rival en esta llave, posee una defensa más sólida, además de un juego en el que no necesita del balón para controlar el partido. Si por algo se puede caracterizar el trabajo de Dávila al frente de las auriazules es ese juego inglés, por hacer un símil.

Pases rápidos, rompimiento del medio campo, velocidad por la bandas y ordenadas en zona baja. El resultado de este encuentro dependerá mucho de quién logre cometer la menor cantidad de errores pues, conceder demasiadas libertades a Rayadas, o dejar a Pumas probar muchas veces, sería catastrófico para los equipos. 

Y sí, hay Clásico. Guadalajara contra América, Águilas contra Chivas, Rojinblancas contra Azulcremas, no importa, Clásico al fin y al cabo. Guadalajara, posterior a la derrota contra Atlas, se transformó en un equipo bipolar, con goleadas a favor y en contra.

En tanto, América adquirió mayor confianza jornada tras jornada, sobretodo en la parte final de la fase regular, cuando lució más.

Para muchos, aquel dos a uno que logró América en aquel penúltimo partido, puede ser un punto de referencia, no obstante, recordemos que fue Chivas quien cortó el invicto de Monterrey, que rozó lo más alto de la tabla, y que aún con la sensible baja de “Capitania” Morales, fue de los primeros equipos en asegurar su boleto a liguilla.

La tarea de América será entonces romper con la motivación del rival, y con su juego, tal y como hiciera en su última victoria (contra Guadalajara). Parte de aquel triunfo, además de la brillante actuación de Daniela Espinoza, fue gracias a la capacidad de las Águilas para dominar el partido, no desde el balón, sino desde la calma y la paciencia, que se tradujo en la desesperación e impotencia de Chivas por encontrar el gol.

Un último detalle a considerar será un nombre propio: Alicia Cervantes, que está por vivir su primer Clásico y seguro muere en ansias por dejar su huella en esta histórica rivalidad. 

Pensar en favoritos en un torneo que, si bien tuvo una clara diferencia entre la zona alta y media-baja de la tabla, las ocho clasificadas son por mucho las mejores.

Ya tuvimos sorpresas en la fase regular, por lo que es válido soñar con otras en liguilla.

Conocemos a las jugadoras, su estilo de juego, las estadísticas y pronósticos pero, esta vez, parece que el resultado dependerá mucho del banquillo.

Cuellar con la experiencia, Mejía dándole continuidad al proyecto, Becerra haciendo crecer al equipo, Medina aprovechando el talento a su disposición, Samayoa con mayor claridad en cada encuentro, Dávila con el temple implacable, Espejo buscando ese último toque, y Rossi, cual Midas, haciendo brillar a su jugadoras.

El otro factor, por supuesto, será la grada, pues el Volcán no rugirá, ni el Goya se escuchará ya que, los estadios permanecerán vacíos.

No así, desde su hogar, el hincha, siempre fiel, molestará a más de un vecino cuando se desgarre la garganta gritando esa mágica palabra: gol. Tres letras que esperamos gritar, deseando siempre que se a favor de nuestro equipo.

You may also like
Fuerte no es….
SI HABRÁ MUNDIAL DE CLUBES
Corona abollada
SOLO HABRÁ CINCO MIL JERSEY MUNDIALISTAS

Leave a Reply